Las noticias de la cultura y la actualidad de Cartagena y Bolívar

recent
Cargando...

Obra documental de Eduardo Coutinho en la 'Restrospectiva' del FICCI 57

Al hablar de cine documental o cine de lo real en América Latina, debe escucharse en algún punto de la conversación el nombre de un brasilero, característico por su método al dirigir documentales: Eduardo Coutinho.

Eduardo Coutinho durante rodaje. Foto: Tomada de cineencuentro.com


En la versión 57 del Festival de Cine de Cartagena de Indias (FICCI) se realizó un homenaje en la sección ‘Retrospectiva’ al trabajo documental realizado en vida (Sao Paulo, 1933/Río de Janeiro, 2014) por Coutinho, proyectando durante los días del festival nueve (9) de sus documentales: Cabra marcado para morrer (Cabra marcado para morir), Edifício master (Edificio principal), Peões (Peatones), O fim e o principio (El fin y el principio), Jogo de cena (Escena del juego) , Moscou (Moscú), As canções (Las canciones), Últimas conversas (Últimas conversaciones) y Eduardo Coutinho, 7 de Outubro (Eduardo Coutinho, 7 de octubre).

El homenaje incluyó un conversatorio titulado ‘Filmar las palabras. Un homenaje a Eduardo Coutinho’, moderado por la documentalista, productora y profesora del programa de cine de la Universidad del Magdalena, Patricia Ruiz y contó con la participación del cineasta, periodista, productor y fundador de VideoFilmes, João Moreira Salles y la documentalista, programadora y periodista ecuatoriana María Campaña Ramía.

La conversación fue guiada a la obra de Coutinho (más de 30 documentales), la cual se diferencia por el método especial que utilizaba para realizar los documentales y que representaba su manera de ser, según quienes lo conocían.

Su método puede ser analizado desde tres perspectivas que en conjunto forman un todo: los personajes, la palabra y el escenario.

Los personajes no eran actores estudiados, ni se aprendían previamente un guión para luego ser filmados. Coutinho tenía un equipo al que le comentaba el tema del documental y éstos iban casa por casa o a lugares concurridos de Brasil, en busca de personas que quisieran hablar al respecto. Coutinho solo pedía que éstos tuviesen carisma.

Eduardo y sus personajes se conocían durante el rodaje y sin embargo, consideraba que había una conexión entre ellos por el deseo que él tenía de escuchar y la otra persona de contar algo.

La palabra es el centro en los documentales de Coutinho. En su búsqueda de lo esencial del cine, esa especie de entrevista que él les realiza a los personajes y que es notable, se vuelve el discurso no planeado pero cargado de sentido, que muestra, ante todo, rasgos de la cultura brasilera.  

El escenario es quizá lo menos importante dentro del documental. En As canções (Las canciones), por ejemplo, hay un único escenario que es una cortina negra de fondo y una silla donde se sientan los personajes. Además, hay una sola posición de cámara y lo único que varía es la lejanía o cercanía de la toma.

Un punto que no puede ser dejado de lado es la edad de sus personajes, los que en su mayoría superan los 40 años, ya que Coutinho consideraba que los jóvenes tan solo están viviendo la vida, en cambio, los mayores de 40 tienen el recuerdo de la experiencia, que es importante a la hora de filmar sus documentales, puesto que no utiliza ninguna imagen de apoyo ni banda sonora que pueda genera algún impacto o un mejor entendimiento en el público. Lo único que cuenta en su obra documental es lo que sucede mientras se filma.

Este homenaje a la obra documental de Fernando Coutinho en el FICCI 57, se realizó por la conmemoración de sus tres años de fallecido.

REDACCIÓN MARÍA MÓNICA BARÓ MARTÍNEZ
CULTURAPRIMERTIEMPO
Previous
Next Post »