recent
Cargando...

[Entrevista] Quería explorar profundamente la transformación humana: Juan Arango, director de X500

El bogotano Juan Andrés Arango presentó en el FICCI 57 su película “X500”, donde tres historias que suceden en Buenaventura, Ciudad de México y Montreal, alrededor del duelo y la migración, se desarrollan paralelamente sin llegar jamás a cruzarse.

La cinta se llevó todos los aplausos en el festival de San Sebastián en España, y saldrá a salas en nuestro país este 4 de mayo. Arango conversó con Cultura Primer Tiempo.

Foto: Primer Tiempo 

¿De qué trata X500?
X 500 cuenta tres historias de adolescentes que han perdido a alguien cercano y que han emprendido una migración, han cambiado de lugar para escapar de ese duelo. Sucede en tres puntos opuestos de las Américas: Buenaventura, Ciudad de México y Montreal, y estas historias dialogan y se hacen eco sin jamás cruzarse pero mostrando tres versiones de cómo una misma vivencia humana puede mutar en espacios diferentes.

¿Cuál era la intención al realizar este trabajo?
Explorar el tema de la transformación humana, lo más profundamente posible. Ese es el tema que más me toca como director. Siento que en la adolescencia, esa transformación es especialmente fuerte, y cuando se combina con la migración se potencia aún más.

En Buenaventura tocan un tema bastante crudo, las casas de pique…
La película no es sobre las casas de pique ni sobre el conflicto de manera directa, pero siendo un drama intimista en Buenaventura, en un barrio duro, el personaje tiene que negociar y convivir con esa realidad, y la idea es mostrarla de la manera más fuerte y justa posible. Yo hice una investigación muy larga en Buenaventura, yendo por varios años a hacer entrevistas y observar, y la idea es que la película muestra lo duro de esa realidad pero la esperanza que hay en esa fuerza que tiene la gente que vive en ese barrio y que se opone a la violencia.

¿Cómo dialogan las historias entre sí?
Están contadas de manera paralela, lo que va pasándole a un personaje, le está sucediendo al otro, de una manera distinta, y las tres historias se van alternando, haciéndose eco, dialogando, haciendo contrastes entre una y otra. Es un poco como si fuera un árbol que nace del mismo tronco común, esta experiencia de duelo, esta experiencia de pérdida, y que se va abriendo en ramas a medida que las experiencias interactúan con el entorno de cada uno.

¿Quiénes hacen esta película?
La película está enteramente interpretada por actores no profesionales que actúan por primera vez. Hicimos un casting gigantesco en las tres ciudades para encontrar los chicos que tuvieran la fuerza que necesitaban los personajes, y encontramos tres protagonistas increíbles, a los cuales preparamos durante varias semanas con Andrés Barrientos, el preparador de actores de El abrazo de la serpiente. Logramos tener unas actuaciones muy poderosas y naturales de gente que se puede conectar directamente con los temas de la película.

¿Por qué X500?
Cuando uno abre el mapa de las Américas, y busca el punto central, es un pueblito en México, en Yucatán, que se llama X500, y este es un punto de vista simbólico desde el cual observamos esta historia panamericana.

¿Es el punto medio entre las tres historias?
Exacto, es el punto de observación medio desde el cual las estamos mirando.

¿Qué tan difícil es hacer este tipo de cine en Colombia?
Es un reto hacer películas de autor en Colombia. Esta fue una coproducción entre Colombia, Canadá y México, y tuvimos el apoyo de los tres países. Pero hay que luchar mucho por ese apoyo, hay que tener un guion muy sólido.

¿Cuál es la importancia de venir al FICCI?
Nosotros esperamos mucho para venir a presentar la película en el FICCI. La hemos mostrado en 40 festivales en el mundo pero queríamos que el estreno en Colombia fuera este festival porque es la ventana por excelencia para mostrar lo que se está haciendo en el país.

El FICCI tiene un toque romántico…
Sí, es un espacio increíble, el que la gente pueda venir gratis a ver las películas, y que la gente de la misma ciudad viene a compartir el cine, eso es algo super privilegiado. Ese contacto con el público es algo que uno siempre está buscando, y que es muy intenso en Cartagena.

¿Por qué hay que ver X500?
Porque les va a hacer descubrir tres realidades muy herméticas y muy poderosas de las Américas que seguramente antes no habían observado los espectadores. La realidad de los afrocolombianos en Buenaventura, de los punk en México y de los filipinos en Montreal, y porque van a sentir tres historias de transformación muy poderosas a través de esas realidades.



Previous
Next Post »